domingo, 11 de septiembre de 2016

Valió la pena el chocolate I

Subido el: Domingo, 2 febrero 2014 (lo he borrado sin querer, lo resubo).

Tenemos el placer, una vez más, de contar con otra colaboración de Héctor. Esta historia nació de un hecho: Le conté que me habían reñido en clase por comer chocolate. Sí, milka de ese con oreo. Riquísimo. Era un profesor con el que podía hacerlo, mejor si no me veía, peroo tampoco iba a pasar nada si me veía. Y me vió. Y además momentos antes había estado hablando del chocolate Belga y de que antes habría sido un pecado. jajajjaa. Y mi compañera le dio la información de que "encima es chocolate del bueno".  En fin. Poco después apareció en mi correo esta historia... No sé muy bien...cómo tomármela. Si me podeis iluminar... Os lo agradeceré bastante. Adelante, lean:


-Adelante.
Carmen empuja con timidez la puerta del despacho del Director. No es la primera vez que se le convoca para recibir una amonestación, y algo le dice que va a haber algo más que palabras. Algo como un cosquilleo que recorre algunas de las partes más sensibles de su cuerpo. Le cuesta controlar el miedo, pero entra.

-Señorita Ruiz, ¿cuántas veces ha sido ud. sorprendida comiendo chocolate en clase?
-Eeeeh, pues no las he contado –responde con una sonrisa coqueta, sensual incluso.
-Srta. Ruiz, no están las cosas para frivolidades. Su expediente académico es de los peores que este centro ha conocido y su comportamiento en clase deja mucho que desear. Comprenderá que o se enmienda por completo, o pondremos su situación en conocimiento de sus padres.
-No, por favor, eso no. Me portaré bien a partir de ahora.
-Tampoco es la primera vez que lo promete. ¿Cómo podemos fiarnos de ud. a estas alturas del curso?
-Por favor, Sr. Director, no volveré a comer chocolate en clase, pero es que… Es taaaan rico –y al decir esto no pudo evitar pasarse la lengua por los labios, gesto que dio a sus ojos un brillo especial.

-Srta., esto ya es demasiado. Va a necesitar ud. un severo correctivo. Pero aun así podemos llegar a un acuerdo. Ud. no quiere que sus padres sepan de su comportamiento, y al centro no le conviene divulgar que su peor alumna es precisamente la hija de alguien de una posición tan importante en la ciudad. Aquí está el informe que yo me disponía a enviar a sus padres. Sólo quiero una palabra suya, la aceptación del castigo que yo tenga a bien infligirle, y este informe nunca habrá existido. ¿Acepta?

-Acepto –dijo con una voz reveladora de un alivio tremendo. Seguro que al Director no se le podía ocurrir anda peor que a su padre, pero aun así el cosquilleo era cada vez más intenso y, poco a poco, iba transformándose en excitación.

-¿Cuántas veces ha comido ud. chocolate en clase?
-Cuatro –dijo con tranquilidad.

-¿Cuántas pastillas ha comido cada vez?
-No sé, cuatro  o cinco. ¿Por qué diablos le haría esas preguntas?

-¿Cuántos gestos de placer ha hecho al comer chocolate?
-Eso sí que no sé, pero al menos cuatro o cinco por pastilla.

-Veinte pastillas por cinco gestos hace cien. Un número redondo. Bonito, ¿verdad?
-Sí, bonito. Ella no las tenía todas consigo, y empezaba a sospechar dónde quería llegar él. Pero las sospechas no venían solas, les acompañaba algo de miedo e, incluso, -ella temblaba- un poco de deseo.

-Échese sobre mis rodillas.

La orden no admitía réplica, así que Carmen, con la cara enrojeciendo por momentos, se echó boca abajo sobre las rodillas del Director, y no había terminado de apoyar las manos en el suelo cuando le llegó el primer azote.

-¡Aaaaaaaaaaaaayyyyyyy!

El primero de los cien había sido realmente fuerte, mucho más de lo que ella esperaba, y los siguientes no desmerecieron. Quiso pedirle que acabara, pero ella misma se había comprometido y ahora le tocaba aguantar. Quiso llevarse la mano a las nalgas para frenar los golpes, pero la otra mano de él acudió enseguida para inmovilizarla.  Ahora Carmen se sentía prisionera de esas dos fuertes manos, tan fuerte la derecha al azotar como la izquierda al apretarle las muñecas. Pero muy pronto le llegó el momento de sentir tanto la fuerza como la suavidad cuando tras el décimo azote vino una caricia, una caricia lenta que fue recorriendo la tela de la falda hasta pararse sobre la piel de los muslos, explorándolos con ansiedad. La verdad es que aquella mano era fuerte y suave a la vez, y con suavidad fue desandando el camino, otra vez hacia arriba. Carmen sintió tanto alivio como vergüenza cuando esa misma mano le cogió la falda y la fue subiendo morosamente hasta la cintura.

Jo, no veas qué corte. Cómo me había pegado el muy bruto y sin embargo… Jo, encima ese día me había puesto las bragas bonitas, las de encaje, ésas que son casi transparentes, así que no veas cómo le estaba enseñando el culo. Me pareció oírle suspirar, pero claro, no podía decirle nada, y menos mal que volvió a acariciarme. Mira, me ardía el culo y cada una de sus caricias era como un bálsamo; fíjate que empecé a sentirme mojada y se me escapó un jadeo, pero eso fue lo peor, porque entonces me llevé el siguiente azote. No había terminado de jadear cuando volví a gritar.

El azote que cortó el jadeo de Carmen disimuló también el de él, extasiado en la contemplación de  tan preciosa imagen de piel y seda. Su corazón latía apresuradamente, al mismo ritmo que su mano alternaba los azotes con las caricias. Las piernas de Carmen no eran precisamente cortas, y esas bragas de encaje ponían muy de relieve lo que ocultaban, pero llegaba el momento de bajarlas. El momento de descubrir las nalgas enfrentándose por fin a la piel desnuda. El momento álgido y culminante.


(continuará)

miércoles, 11 de mayo de 2016

Piénsalo bien

Dicen que me veo guapa con un poco de pintalabios porque no sé de maquillaje. Yo sé, más bien, que soy guapa ya de por sí, y no necesito entender de taparme la cara.







domingo, 6 de marzo de 2016

Revistas hasta hoy


El otro día, con el capítulo de Cuéntame de la semana pasada... Salía que María estaba leyendo la revista Súper Pop. La abuela cogió la revista y leyó en la portada: 

"Mi primera vez"..."No se quién, completamente al desnudo!!!" Y puso cara de asco y susto y le dejó fuera del alcance de su nieta. 

Yo, interiormente, me reí. Cuando yo era chica y me compraba esa revista, aparte de por algún póster que había en su interior y yo quisiera:... Lo que buscaba en esas revistas era leer las secciones de relatos de las niñas. 

Siempre miraba ansiosa en "Mi primera vez", pero al final acababan siendo chorradas como el primer beso, la primera vez que los padres la pillaron dándole un beso a un niño, la primera vez que me salió un grano,... tonterías así. Cuando yo, y probablemente otra gente esperaba, era la primera vez sexual. PEro eso rara vez venía. Aunque si es verdad que pasó mucho tiempo hasta que dejé de ir a la sección esperando encontrar por fin algo relacionado. 

Luego estaba un relato de una chica. Una historia..de amor de verano, o algo así, que estaba dividida en capítulos y se iban publicando en varias revistas. Sólo tengo el recuerdo de uno de ellos que me encantó, me enganché  y me las compré todas hasta que acabó la historia. Creo que después ya no la volví a comprar. 
Al final era una historia bonita, con sus momentos de tensión, pero... No iba más allá de lo romántico. No daba detalles ni se centraba en los aspectos carnales de la historia. Y yo buscaba eso. 

Más tarde, en segundo de la ESO, con, mmm... ¿Cuántos años? 12 o 13, alguien llevó a clase la revista Vale. Que valía 1€ y por lo que pude oir que decían las niñas, estaba llena de cosas sexuales. "Qué hacerle a tu novio un día especial, cómo provocarle, lencería..etc"  No recuerdo qué dijeron exactamente que me llamó la atención. Pero esa misma tarde bajé con el pretexto de ir al quiosco a por chuches, para comprarme esa revista. 

Sí es verdad que iba más allá. Que tenía algo que siempre había estado buscando en la Súper Pop,  la Bravo o incluso aquella otra... ¡¡La Loka!!! Que tenía más cosas rockeras y un vocabulario más basto. Pero nada. 

Y en la Vale pude encontrar algo más. Tenía 3 apartados de relatos de mujeres. Uno era, a ver si me acuerdo bien, un relato, de una carilla, un poco subidito de tono. Pero aunque había algún comentario tipo “me metió mano bajo la falda tocándomelo todo” no pasaba la calentura de ahí. Aunque el relato estuviera contando cómo estaban follando en unos baños de la discoteca, jamás las descripciones estaban con en el nivel de detalle que yo buscaba.

Luego estaba la primera vez? Ahora no recuerdo. Pero otro relato que era más liviano. Y luego uno llamado Testimonio, que era un relato más extenso y más duro emocionalmente. Trataba temas de malos tratos, abusos, etc. Era el testimonio de una mujer que había sufrido una situación horrible y lo contaba para ayudar a chicas que pudieran estar en su misma situación.

Tuvo que ser muy difícil que dieran el paso a contarlo, aunque fuese anónimamente, para la revista, para las chicas.

Luego la revista contaba con un cómic interior de unas dos o 3 páginas, con la vida de ciertos personajes. Y siempre, aunque tenían si trama de problemas, salía una de ellas mirando la revista Vale para algo sexual que quería hacerle al novio. Jajajaja. Era divertido. Se publicitaban ellos mismos en el cómic. Estuvo bien, aunque dejaron de ponerlo cuando acabó su historia. No se inventaron cómo seguir, quitaron el cómic. Yo me la compré hace bastante tiempo y mucho después de dejar de comprarla porque no satisfacía lo que iba buscando, y estaba diferente.

Si la veo, la volveré a comprar un día de estos a ver cómo está ahora.

Bueno, además de las historias, tenía consejos para las chicas, seguramente también vendría algún test, aunque eso no lo recuerdo bien. Y hablaba de bastantes cosas sexuales. Pero lo dicho, tampoco nada mucho más allá de cosas que una ya sabe.

Estuve bastante tiempo comprándomela. Era lo mejor que había tenido hasta entonces y era económica. Por 1€. Creo que era semanal, no recuerdo bien.

En fin… Dejé de comprármela también. Y luego, un día, muchísimos años después. Ya en la carrera, vi una en un quiosco que se llamaba:

Sexologies.

Más cara, como 5€ creo recordar. Y con un regalo sexual… ¡¡Un mini vibrador azul!!! Me la compré de inmediato. O no sé, si como no iba pensando en gastarme nada, tuve que volver a casa a por dinero. Pero el caso es que me la llevé. Y aunque no recuerdo si había relatos detallados, que creo que no. Había un montón de artículos de interés.

Noticias sexuales, estudios curiosos, entrevistas a famosos sobre cosas de sexo y sensualidad. Me gustó muchísimo esa revista. Era cuanto menos informativa y educativa. Curiosa, graciosa. ¡Y te venía con regalos! 

Una vez vino con un miniplug rosa. Ahora me arrepiento de habérselo regalado a una amiga. Me vendría estupendamente bien ahora que me da por jugar con mi culo mucho. Pero bueno..¡hecho está!

Pero la dejaron de hacer también. Yo ya hace muchos meses que no la veo en los quioscos, año o dos años me atrevería a decir. Y las últimas veces venían con el mismo regalo: Un alargador de pene. Era una funda transparente donde el pene se metía en una parte y la de delante era un trozo de falo de plástico. Curioso, pero… Uno ya va bien. ¡Podrían haber vuelto a repetir el del miniplug! Recuerdo que cuando lo vi, y supe que era para el culo… Me quedé igual. JAJAJAJA. Sin saber cómo iba aquello… Qué tonta. Ahora lo recuerdo y pienso…”claaaaro, ya sé cómo iba”. Jajajaja. Ainsss.

He de decir que la primera revista que me compré de la Sexologies, fue mi primer vibrador, mi primera experiencia con un trozo de plástico vibrante, que lo usé como una primeriza en juguetes por curiosidad plena, por encima de las braguitas; Que me produjo un placer excelente, delicioso y jamás sentido. Y que me corrí enseguida. A mí, que me había costado siempre tanto llegar… Guau. ¡Qué aparato tan maravilloso! La sonrisa de satisfacción e incredulidad ante ese momento fue muy graciosa. ¡Hola, pilas! Ya sé de un destino mejor para vosotras…

Luego encontré en internet una puerta a blogs maravillosos que paliaban toda mi necesidad lectora de más. MUUUCHO MÁS. ¡Y hace 3 años o 4! Cada vez que lo pienso digo… Pues no es tanto.

Pero sí es cierto que antes saciaba mi necesidad leyendo otras cosas, ficticias, pero me valían. Y ahora cada vez encuentro mejor lectura entre los impresionantes blogs que nos rodean y la lectura que se encuentra en las librerías. Como en todo, hay mucha morralla, pero otro tanto que es exquisito.

Siempre busqué más allá. Lo bueno es que ahora lo estoy encontrando.


Si alguien sabe de algún libro decente que leer o alguna revista que esté ahora a la venta, que me lo digan. Hace tiempo que no me paro a mirar si hay algo nuevo. 

sábado, 2 de enero de 2016

¡¡2016!!

¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO A TODO EL MUNDO MUNDIAL!!!!

Espero que este 2016 consigáis cumplir con vuestros propósitos y que todos los deseos se cumplan.

Parece mentira, 2016 ya!!! Que se lo digan a "Regreso al futuro"  jajajjaa. 

¡¡Un besitoo y pasadlo bien!!

Que aún quedan unos días de descanso.

martes, 15 de diciembre de 2015

Increíble!! Bueno... ¡¡Es Navidad!!

¿Os lo podéis creer? ¡Otro de mis blogs favoritos que se despide! Pues ya no me quedan favoritos. Hala. 

Por suerte aún puedo seguir hurgando en sus escritos. Pero..¡ojj!! Algo le pasa al final del 2015. *suspiro*

En fin... ¿Qué tal ese puente? Yo me lo he pasado fenomenal, y ahora esperando las vacaciones de Navidad, que ya están cerquísimas!!! Me encanta, luces, gente por la calle, regalos, regalos, regalos, descanso.... Aunque para otra gente signifique todo lo contrario: Ofertas de Navidad, mucha gente a la que atender, pensar qué regalar se les hace un mundo y sólo desean que pasen estas fiestas porque les supone un agobio constante. ¡Pobrecitos! 

Yo lo disfruto mucho. 

A ver qué sorpresas nos deparan los días próximos...

sábado, 28 de noviembre de 2015

Le deseaba con desesperación

Mi cuerpo oprimido entre la cama y su cuerpo. Me tiene agarrada por los muslos, el roce de su polla me está volviendo loca. La necesito dentro ya y él se ve tan tranquilo. Me deja apoyada en la cama y se la saca.  Me toca, húmeda como pocas y sonríe. Sé que él lo desea, por lo menos tanto como yo, e iba haciéndolo con lentitud.

La pone en la puerta de mi sexo, ya voy sintiendo el placer pero aún me desespera más.

Por fin la mete lentamente hasta la mitad. Y voy acogiéndolo con gratitud, asimilando el placer de estirarme por dentro. Cuando empieza a salir de mí con la misma lentitud.

Le miro directamente a los ojos, nerviosa, ansiosa, temblando. Me revuelvo, pataleo y jadeo con la desesperación de estar dos meses sin haberle tenido dentro.

-Nu… no, no, nonononono… ¡no salgas! No, por fa… ah… por fa… ¡¡mmmg!!

Él me mira con lujuria y serenidad. Me sigo quejando desesperada hasta que veo una sonrisilla en sus sexys labios. BUfff… chorreo aún más. Entonces sale del todo.

¡¡No me lo esperaba!!!

Me quejo fuerte y horrorizada  durante medio segundo hasta que él vuelve a entrar y hasta el fondo.

Placer máximo.

-Shu… Sh sh sh… Tranquila. Que ya te la doooy. –Se ríe entre dientes-
-Mmmm…-Gimo aliviada. Extasiada por tenerlo hasta el fondo. Así es como tiene que estar.


Llenándome toda.